El cine y la literatura en el aula de ELE

Querría utilizar este portafolio para recopilar algunas de las ideas y actividades que han ido surgiendo a lo largo de la asignatura de Cine y Literatura en la Enseñanza de ELE.

Una de las primeras actividades que se planteó en la asignatura fue la de reflexionar sobre mi relación con el cine y la literatura. Siempre he relacionado el cine con la compañía. Durante buena parte de mi vida, una película ha sido sinónimo de plan de domingo con familiares o amigos. Confieso que nunca me he interesado demasiado por el mundo de las cámaras más allá de la pantalla. Rara vez consigo recordar el nombre de los directores de las películas que veo, o el de los actores que las protagonizan. A pesar de ello, el cine me ha regalado multitud de momentos de felicidad con gente querida, alguna que otra discusión acalorada y, sobre todo, incontables historias que guardo en la memoria con mucho cariño. Mi relación con la literatura ha sido algo menos estable. Mi madre siempre fue una ávida lectora y, como tal, procuró transmitirme esa pasión. Fue ella, de hecho, quien me enseñó a leer en casa, y con ella visitaba semanalmente la biblioteca municipal o revisaba el catálogo de Círculo de Lectores para abastecerme de lecturas. Si bien nunca he dejado de considerarme lector, en los últimos años han sido pocos los libros que han llegado a mi estantería por placer. Se trata de una asignatura pendiente a la que espero poder dedicar más tiempo en lo venidero. Dicho esto, soy consciente del enorme potencial del cine y de la literatura para la enseñanza de ELE, y de ahí procede mi motivación para cursar esta asignatura.

Una de las actividades que más me ha fascinado, tanto de esta asignatura como del máster, fue la de los avatares. Cualquiera que me conozca mínimamente sabe que, de primeras, soy una persona bastante introvertida. Las presentaciones no son mi punto fuerte, lo cual deriva en inseguridades a la hora de tener un primer contacto con los alumnos. No es fácil para mí encontrar la manera de romper el hielo y superar esa timidez inicial, pero esta actividad parece ideal. Al ponernos la máscara de un personaje de cine o de literatura podemos convertirnos en quien siempre hemos querido ser, al menos durante el ratito que dura la sesión, y jugar con él: interpretar a nuestro personaje, tratar que el resto adivine de quién se trata, buscar al avatar que nos pueda complementar, etc. No solo es una actividad motivadora, también funciona de perlas para que los estudiantes se conozcan un poco más y estrechen lazos entre sí (¡y con el profesor!). La lengua no queda en absoluto de lado: definir a nuestro personaje, imitarlo o comunicarnos a través de él implica un importante trabajo de la lengua. Además, los personajes surgidos en esta actividad se pueden retomar a lo largo del curso para plantear nuevas actividades o fomentar dinámicas de trabajo.

Trabajar en clase con una novela o una película puede plantear dificultades relacionadas con la extensión o duración de las mismas. A este respecto, la reflexión sobre géneros más breves como el microrrelato o el cortometraje me parece especialmente pertinente en un máster como el que estamos realizando. Una adecuada gestión del tiempo es vital para el correcto desempeño de la labor del docente, y no podemos subestimar el factor motivador de las actividades que planteamos a nuestros alumnos. En este sentido, utilizar formatos breves nos permite una mayor diversificación de los temas que introducimos en el aula. También podemos apelar al interés de un mayor número de alumnos y gestionar de manera más eficiente el tiempo de la sesión. Así mismo, diferentes temas y muestras implican mayor diversidad de contenidos lingüísticos. Trabajar en clase con el microrrelato Veritas Odium Parit, el cortometraje Te quiero mal y con varios tráileres de películas me ha hecho adquirir una perspectiva nueva sobre cómo aprovechar estos géneros en el aula, aportándome ideas para utilizar la lengua desde un enfoque comunicativo a partir de formatos motivadores y de fácil comprensión. En clase también surgió una reflexión sobre la necesidad de comprender todo el contenido de un material audiovisual. Me pareció especialmente interesante plantear este tema porque, según mis impresiones, se trata de una creencia bastante habitual entre docentes de ELE. La actividad grupal propuesta para esta asignatura me hizo profundizar en esa reflexión, dando cuenta de las posibilidades didácticas que ofrece el formato audiovisual y el género del microrrelato para aprendices de lengua extranjera de cualquier nivel.

Carteles de película, portadas de libro y tiras cómicas también constituyen material de interés para llevar al aula. Antes de la sesión en la que tratamos las características de un cartel de película y de una portada de libro, no me había detenido a reflexionar sobre el valor didáctico de este tipo de recursos. Durante la clase identificamos todos los elementos y significados que pueden contener estas composiciones, y reflexionamos conjuntamente sobre su uso en el aula. En mi opinión, se trata de recursos que dan mucho juego para idear actividades previas a la lectura de una obra o al visionado de una película o cortometraje. Podemos utilizar la imagen o texto de una portada o cartel para adivinar el contenido de la historia o el género al que pertenece. También podemos ir más allá y proponer la construcción de una historia (por ejemplo, un microrrelato) a partir de la información que nos muestran. Otra actividad que la profesora introdujo en clase y que me guardo en mi mochila de profesor es la de presentar diferentes personajes de tiras cómicas y pedir a los alumnos que compartan aquello que les evoque. Me parece una actividad estupenda para introducir el género del cómic y dar a conocer a los estudiantes historias y personajes muy arraigados en nuestra cultura.

Política en clase. En varios momentos durante el desarrollo de la asignatura la profesora ha mencionado el carácter político de la labor del docente. Lo que pasa en el mundo nos afecta a todos, y obviar temas que forman parte de nuestra sociedad (y también de nuestra lengua) porque podrían resultar controvertidos no tiene por qué ser la opción más lógica. Mi propia experiencia como docente y estudiante de lenguas extranjeras me lleva a concluir que la realidad es un tema que, en mayor o menor medida, interesa a todos los estudiantes. A este respecto, el cine y la literatura son recursos excelentes para traer la realidad al aula. Documentales, entrevistas grabadas, novelas, cómics o reportajes, entre tantos otros géneros, son recursos interesantísimos para introducir la actualidad y la política en clase. Asuntos como la igualdad de la mujer o los derechos del colectivo LGTBI+, por ejemplo, también afectan a la lengua y a la manera en la que nos comunicamos y, sin duda, pueden tener cabida en el aula de ELE.

En el marco de esta asignatura también hicimos una visita grupal a la librería “Marcapáginas”, en Barcelona. A partir de esta propuesta de salida realizamos diferentes actividades muy interesantes para poner en práctica con estudiantes: organizar al grupo para preparar una entrevista, utilizar los avatares para pedir la recomendación de una novela gráfica y realizar un reportaje colaborativo sobre la entrevista. En conjunto, se trató de una experiencia magnífica que, además de aportarme numerosas ideas para realizar actividades para reforzar la cohesión de grupo y trabajar la lengua de una manera totalmente comunicativa, me ha llevado a redescubrir un género tan maravilloso como la novela gráfica y a ser consciente sobre su utilidad en el aula de ELE. No sólo se trata de un género de lectura cómoda para estudiantes por su carácter visual, sino que la diversidad de temáticas que abarca resulta idónea para satisfacer los intereses de una mayoría de alumnos.

Me entristece que esta asignatura haya sido tan breve, sobre todo si tenemos en cuenta que no pude asistir a dos de las sesiones (incluyendo la salida cultural, ¡una lástima!). A pesar de ello, me ilusiona haberme cargado de tanto material y tantas ideas para llevar el cine y la literatura al aula de ELE (¡y fuera de ella!). Tengo la certeza de que, cuando las ponga en práctica como profesor, los alumnos disfrutarán de este tipo de materiales tanto como yo.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s